Una de las grandes dudas que tienen siempre, tanto los conductores noveles como los que llevan muchos años circulando, es cómo se circula por una rotonda. Seguro que si has preguntado a diferentes personas, cada una te habrá contado su “teoría” al respecto.

4 claves para saber circular por una rotonda

1. Quién tiene prioridad en una rotonda

Salvo que exista señalización que indique lo contrario, tiene prioridad quien circula por el interior de la rotonda con respecto a quien se va a incorporar. Así que debes ceder el paso a quien ya esté circulando por la glorieta.

Una vez dentro de la rotonda, tienen prioridad quienes circulen por el carril exterior.

2. Por qué carril circular en una rotonda

Debes elegir el carril que mejor te convenga, en función de la salida que vayas a tomar. Lo habitual es que si vas a coger la última salida, circules por el carril interior. Así facilitarás la entrada a otros coches que quieran incorporarse a la rotonda. También puedes elegirlo si el exterior está muy congestionado.

3. Cómo usar los intermitentes en una rotonda

Cuando circules por el interior de la rotonda, no debes llevar el intermitente izquierdo encendido —hay quien lo hace para indicar que va a seguir girando—; pon el intermitente derecho cuando te acerques a la salida que vas a tomar. Hazlo cuando hayas pasado la salida anterior, para evitar crear confusiones.

4. ¿Puedo abandonar la rotonda desde un carril interior?

A no ser que la señalización diga otra cosa, solo puedes abandonar la rotonda desde el carril exterior. Si estuviera ocupado, no debes detenerte ni forzar la salida —recuerda que no tienes la prioridad—; sigue girando hasta que puedas salir con seguridad y sin interrumpir el paso.