Doce reglas para saber qué hacer ante un accidente

Realizar primeros auxilios a una persona en una situación crítica puede salvarle la vida. No hace falta ser un profesional, sino conocer algunas instrucciones para aplicarlas en el momento adecuado.

1 – Ante todo, se debe activar lo antes posible el llamado al personal profesional (sistema de emergencia del lugar); por eso es muy importante conocer los números de emergencias.

2 – Los datos relevantes que deben informarse son: el lugar del hecho y el estado de la víctima (sea claro, no es necesario utilizar un vocabulario técnico). Si usted cuenta con otras personas cerca señale a una y solicite con voz firme y clara que llame a la emergencia indicando el número correcto; de esa manera usted podrá mantenerse junto a la víctima.

3 – Es importante evaluar la seguridad de la zona donde se va a actuar. Quien va a brindar ayuda no debe convertirse en otra víctima

4 – Es necesario mantener la calma. El equipo médico estará en camino si ha seguido los pasos adecuados. Hay actuar con tranquilidad para brindar la mejor atención posible hasta que lleguen.

5 – Intente comunicarse con la persona afectada para evaluar el estado de conciencia de la misma; esta información es muy importante para el equipo médico que está en camino e inclusive para la operadora del sistema de emergencia. Es relevante saber si la persona afectada responde, y de hacerlo, si las respuesta son coherentes. Si la persona parece comprender, entonces preséntese y explíquele la situación.

6 – En caso de traumatismos (caídas, accidentes de tránsito) no mueva a la persona y evite que se levante, tómela de la cabeza para que no mueva el cuello (esto limitará posibles lesiones medulares) en los casos en los que sea inevitable el traslado, como por ejemplo: un accidente vial con riesgo de incendio o zona inestable. Es imprescindible hacerlo sobre una superficie rígida y asegurándose que no se mueva el cuello.

7 – Observe el estado general de la persona lesionada, usted debe poder identificar quemaduras, heridas, hemorragias, etc.

8 – En caso de sangrado: no aplique torniquetes, sólo presione la zona con algún apósito o paño limpio.

9 – En caso de quemaduras: no aplique cremas, pasta dental, etc. Sólo hidrate la zona con abundante agua fresca, no fría (el cambio brusco de temperatura podría causar shock).

10 – Ante un individuo que presenta convulsiones: intente recostarlo sobre el piso, ya que podría caerse de cualquier otra superficie, y colóquelo de costado (esto evita la asfixia a causa de la posición de la lengua y que el individuo se ahogue con secreciones). Jamás coloque elementos en la boca de la persona, mucho menos sus dedos.

11 – En casos de atragantamiento (asfixia por cuerpo extraño), se aplica una maniobra llamada de Heimlich. Y en los casos en que la víctima sufre un paro cardiorrespiratorio, la maniobra para brindar primeros auxilios es conocida como RCP (resucitación cardiopulmonar). Para llevar a cabo las mismas se necesita una breve instrucción, de preferencia en un curso dictado por especialistas.

12 – Para finalizar, nadie desea presenciar situaciones como las que se han descrito, pero cuando se presentan es importante poder tener el conocimiento que nos permita actuar con seguridad y ayudar a disminuir una lesión e inclusive salvar una vida.